Hablar de comida en misa de 12, es hablar de tradición, de cocina sin pretensiones, la de nuestras abuelas, es hablar de recetas y técnicas de antaño, de toda la vida.

Hablar de comida en misa de 12, es hablar del aroma que desprenden esos pimientos asados que hace nuestra Manoli y que embriaga toda la taberna, es hablar de ibéricos de bellota, de ascuas, de pan y aceite, pero no de cualquier aceite.

Nuestra calidad está en el producto con que elaboramos nuestros platos. Los encontramos cada día en el mercado, los seleccionamos especialmente y los llevamos a la mesa.

La comida en Misa en 12 es compartir, es encuentro, es el mejor genero con el punto exacto, es tartar de atún rojo rojo, es chuletón de vaca vieja, son huevos de corral, es temporalidad…

Es mojar pan hasta no dejar ni gota.